Compra lista, cultura latina en coccion!

“Tom is a boy, María es latina”, anunciaba el cartel promocional del Primer Coloquio Internacional Identidades culturales y presencia latina en los Estados Unidos organizado en 2011 por el Programa de Estudios sobre Latinos en los Estados Unidos de la Casa de las Américas. El diseñador Nelson Ponce, desde un juego tipográfico, comunicaba lo complejo de una realidad que se grita a voces desde el gigante norteño: la población de origen latinoamericano en ese país vive los misterios de la biculturalidad.

Después de dos años intensos, Pepe Menéndez y Edel Rodríguez (Mola) nos entregan un cartucho gigante de la marketa que bien puede estar en Losaida (Lower East Side), Washington High, Miami, Nueva Jersey, San Francisco o California. Nos entregan un cartucho gringo que ha sido latinizado por una cultura del comer que incluye sus mezclas y sabores no olvidados. Este paquete anuncia que el Coloquio Internacional Latinos en las artes y las letras ya toca a las puertas de la Casa, que la cocción casi termina y sus participantes darán el toque final con ingredientes propios en cada una de las discusiones.

Aunque el tema que nos convocaba hace dos años permanece como base de las reflexiones, esta vez serán los escritores, artistas y críticos quienes tendrán, si no la última palabra, por lo menos el protagonismo de pensar su quehacer.

Entre el 15 y el 17 de octubre, el encuentro versará sobre las interacciones, los conflictos y las complejidades de la producción artística y cultural de esta población dentro del mainstream estadounidense y sus relaciones con la producción en sus naciones de origen. Deseamos que se visibilicen las complejidades de la relación entre estas últimas y el país receptor en el mundo de la creación artística y su mercado de distribución y consumo. Estas discusiones se construirán bajo la égida de la multilateralidad y el enfrentamiento a discursos discriminatorios, peyorativos y prejuiciosos que insisten en ver a la población latina en los Estados Unidos como una amenaza.

El cartucho pretende estar cargado de provocaciones que gesten un espacio de acción donde las artes y las
letras latinas en ese territorio sean visualizadas y valoradas a partir de los modelos historiográficos de la música producida por esas comunidades, su literatura, sus procesos creativos y los juegos del mercado editorial, la interacción de proyectos teatrales de latinos con grupos desde la América Latina, las experiencias de las artes visuales y las construcciones de una latinidad desde cada uno de los espacios.

Ojalá la cocción sea fructífera y sirva para comprender los procesos de interacciones sociales de las comunidades latinas en los Estados Unidos desde su dimensión artística y cultural. Hecha la compra, solo nos resta disfrutarla. Hagámoslo desde la reflexión consciente sobre la producción cultural de esta población que si bien compra catsup, no olvida que el chile sigue siendo su salsa.
Ana Niria Albo Díaz