CANTIGA 40

Vuelo y amor

en el principio fue el Tao.
Y el Tao estaba en Dios.
Y el Tao era Dios...
Y el Tao se hizo carne y habitó entre nosotros
                   (Traducción del Evangelio al chino por el Dr. Wu)

Según el materialismo dialéctico
la materia no surgió nunca,
ha existido siempre.
Ni en la más minúscula partícula puede ser aumentada.
Ningún ser desaparece ni surge de la nada.
                   No hay ninguna nada.
Nada sale de la nada
                   Ni nada vuelve a la nada.
La materia es inmortal y eterna.
Pero
si el universo es eterno, la vida es eterna,
         y la conciencia, eterna.
 
Unas bodas de todos y todas.
Todas y todos
                     con el Todo.
         Pues somos más que organismos vivos:
Conciencia que no muere con las células.
          (¿Tal vez de cuerpos de hidrógeno revestidos?)
                      De que la conciencia muera
                      no tenemos conciencia.
La pregunta de qué vendrá después del comunismo.
Como dice San Pablo (I Cor. 15:19)
si Cristo no resucitó
somos unos pendejos.
El hombre es proceso, una unidad en gestación.
Hacia el ser cada uno dos
                                 y todos uno.
 
Está en nuestros genes.
Es del interés de nuestros genes.
El amor es por la supervivencia.
Sin lo que un auténtico revolucionario
no existe, dijo el Che.
¿La vida es irreversible?
                               ¿Es irreversible el amor?
La primera causa del universo,
de la materia cada vez en mayor y mayor
expansión, queda al lector determinarlo.
         Las ecuaciones no lo dicen.
De tantas coincidencias dependida nuestra existencia
que podría pensarse en un Autor de las coincidencias.
         La resurrección de la energía y de la vida:
si no hay otra vida
estamos jodidos.
               La muchacha está sola en esta fiesta.
               Te espero, compañero.
               Ven.
 
La tortuga verde (del Mesozoico) del Caribe
sabe cómo dirigirse a copular a su lejanísima isla,
por el olor de su isla.
Desde el Brasil tal vez
a su diminuta isla de las Antillas Menores.
         Los salmones por olor de su arroyo natal,
y río arriba, contracorriente, remontándose
hasta donde nacieron, y donde los llama el amor.
         Y las ballenas y delfines, océanos enteros...
El que no nos conformemos con lo finito.
           Nacidos para desposarnos con el cielo.
Ah, Leibniz, la razón por la que algo exista
en vez de no existir.
             Y el que no todo pueda ser puro azar.
       Ex-amada mía, amada todavía.
El amor de los amantes exige perentoriamente
la inmortalidad de los amantes.
       ¿Este plan, de quién?
O su existencia como prácticamente necesaria.
¿O si la totalidad del todo fue todo por casualidad?
¿Y lo finito todo el absoluto?
 
¡Lo más intolerable
           por ser lo más incomprensible!
Mientras el universo desciende a la entropía.
        Y nosotros como insectos hacia la luz.
            Pero que es personal, es personal.
Y no alguien que ha sido creado por la angustia.
Ad Deum qui laetificat juventutem meam
decía el P. Cassini anciano al pie del altar
         ‘Dios que es la alegría de mi juventud’
así lo escribió el salmista viejo
y el cura anciano recitaba al pie del altar
en la misa pre-conciliar, yo niño, acólito, arrodillado
o mejor traducido
                       que es mi alegría y mi juventud
                   que es todavía mi juventud
no fue,
             es mi juventud
y la de aquel Padre Cassini anciano al pie del altar
y un niño arrodillado a sus pies con sotanita roja
o el grito arqueológico aquel, tal vez del neolítico
         “desde el semen de mi padre me conociste”
       en el desenterrado himno de Qumrán.
¿Y de dónde vienen los átomos de hidrógeno?
Y:
¿Creador y Materia como macho y hembra?
            ¿Como el Novio y la Novia?
                           El Hacedor de estrellas...
La causa de ser de todo lo que es
                                           es su belleza
dice el escultor citando a Sto. Tomás que cita
a Dionisio Areopagita.
El eternamente joven.
“El que tiene siempre la dentadura perfecta”
dice Fernando González.
              Escapa a la entropía.
 
El deseo de un beso más real, más reales abrazos.
No esos besos fugaces, irreales como de cine.
Que aunque pasen 1.000 años o 1.000 millones de años
el beso no pase, no pase el abrazo.
              Amor sin reloj,
              que el minutero del reloj no mida en minutos.
           Más allá de la muerte de los sistemas solares.
                         Ya rotas todas nuestras moléculas.
Aquello
para lo que la Revolución no tiene respuesta.
                 ¿O tiene respuesta?
Sacrificio, inmolación, son
una ley darwineana.
           El martirio:
                   es evolucionario.
No sólo los héroes y mártires,
todo ser vivo muere por los otros.
El ser vivo es para dar vida
y dejar de ser,
                   morir
para la nueva vida.
Si el permanecer más fuera lo importante
el granito nos ha ganado a todos.
“Es vía y no término” dijo Martí.
También, si no me equivoco: que eran las leyes de la luz.
Y: a la armonía se llega por agonía.
         El dolor es útil.
Así arribó él a su isla sacra.
La isla sacra de la libertad.
                   “Cuba y la noche...”
¿Y por qué hay universo?
Y una expansión del universo
en la que no podemos ser el centro de la expansión.
Oh Wakan-tanka de los sioux, que regalas el búfalo
y por lo cual el búfalo es santo,
y das las cosas y la sabiduría para usarlas,
cómo encontrar las plantas santas, cercar el búfalo...
                         ¡Ayúdanos a estar atentos!
                 EL UNIVERSO ES MIL VECES MÁS GRANDE
                 DESCUBRIÓ ASTRÓNOMO DE HARVARD
                                                          (Boston Sundary)
 
Poco antes que yo naciera.
El viejito soñó con un universo mil veces más grande.
Pero era tan sólo
una pequeña fracción del universo.
En la ciencia no cuentan las personas dijo M. Curie.
Madame Curie que descubrió la radiación
que la mató y la convirtió para siempre en radiación.
              No es el tener vida sino ser vida. Y
             aun sin la vida biológica somos vida.
Elvis Chavarría, soñé que estabas vivo en tu isla Fernando
de Solentiname, la isla de tu mamá,
como si no hubieras caído
           después de tu asalto al cuartel de San Carlos,
y me ibas a llevar a conocer un nuevo hijo tuyo,
            como la niña que antes habías tenido
la chavalita morenita
            que se atribuía a vos y era igualita a vos
y yo te envidiaba por este nuevo hijo,
porque podías hacer lo que me está negado, porque me lo he negado yo,
y entonces desperté y recordé que estabas muerto
y que tu isla Fernando ahora se llama isla Elvis Chavarría,
y ya no podías tener ese nuevo hijito que se parecía a vos
como tampoco yo,
                estabas muerto igual que yo
aunque estamos vivos los dos.
 
¡Ay! grita el hombre desde que sale del vientre
queriendo volver a él.
            Y toda su vida pasa queriéndolo
                   hasta volver a él.
El mito de la Madre Tierra
                   Donde nos enterramos
y el dogma de la Asunción de María a los cielos
             (su complemento).
Sí, porque por qué sólo la tierra.
 
Todo planeta viene de una estrella.
Y allá volveremos.
                              Todos juntos.
                 Al vientre del cielo.
 
Ir es regresar.
“Regresar es el movimiento del Tao”
                                          (Lao Tzu)
        Ciclos.
               Expansión y concentración.
           “El yang cuando llega a su fin va hacia el yin
         y el yin cuando llega a su fin va hacia el yang.”
El lado iluminado y el lado en sombra de la montaña
                   Una misma montaña.
“Lo que produce la sombra, y produce la luz, es Tao
              Día y noche, macho y hembra, arriba y abajo.
       Yang el Cielo (masculino) y Yin la Tierra (femenina).
Ella boca arriba, mirando al cielo, y él boca abajo, a la tierra.
                 Él el movimiento, y ella la quietud.
            El entendimiento y la intuición.
Todo es rotación. El Yang vuelve al Yin y el Yin al Yang.
               Cada uno la semilla del opuesto.
Cópula de los contrarios es el cosmos.
            Marcharse es volver y volver es marcharse.
                   El hombre es el sol y la mujer la sombra.
Renuncié a esas muchachas por el acto sexual cósmico.
Todo lo que nació del hidrógeno:
                               flores, mujeres, música, la Mona Lisa...
La unidad de todas las cosas está patente en el átomo
y más aún dentro del átomo
y más: más abajo del átomo.
 
El calor es el amor de las moléculas.
           El amor  es movimiento.
               En las vastedades cósmicas
       como en el lecho
el amor es movimiento.
                 Aquel que es Amor es Movimiento.
La historia regida por la “ley del AMOR”
                                      (A.C. Sandino)
Las leyes de la luz. Por las que el cielo es negro de noche.
¿Pero la luz que viaja a 300.000 kms por segundo
hacia dónde va?
¿Cuál es la probabilidad del Más Allá?
¿Si más allá hay otra realidad
más realidad?
            ¿Es cuestión solamente de mayores telescopios?
Eckhart ansiaba un Dios más grande que Dios. Por lo que
según el Dr. Rosenberg el nazismo es del siglo XIV:
Dios más grande que Dios era el del nacional-socialismo.
Pero lo de un Dios más grande que Dios estaba correcto.
Como dijo también que todo lo que se diga de él es falso.
                                  Sin que Eckhart fuera nazi.
                     Y yo un día comprendí
                   que ser enamorado de Dios
                   era ser enamorada de la nada.
                     Y apasionadamente enamorado.
                     O creí que comprendí.
 
La niña de 12 años se siente independiente.
            En aquel hotelito de Santiago de Chile.
            Entró el P. Cortés, religioso del MIR; armado
            y semiclandestino aunque era cuando Allende.
Cree que puede vivir sola la niña de 12 años
           me dice él en aquel hotelito modesto,
           explicándome el ateísmo.
Ya dejó las muñecas pero todavía no es una mujer.
Un día madurará su cuerpo y se sentirá incompleta.
Es cuando vendrá el Esposo.
Ahora no hay que perturbarla.
Conviene hablarle alguna vez de su futura unión
para que no crezca egoísta, o se haga lesbiana
o sintiéndose sola se suicide.
Los contemplativos son células sexuales del cuerpo de la niña
que ya maduraron.
              En el hotelito de Santiago de Chile.
 
Unas efímeras estructuras moleculares
en un planeta menor, girando alrededor
de una estrella mediana,
en una región marginal de una galaxia.
                                Pero el amor es infinito.
                   Y el corazón vacío:
           como el espacio vacío que no es la nada sino que tiene
                          infinita energía.
 
El varón representa la creación,
como la mujer también representa la creación,
y su unión
representa la unión de la creación.
De la unión de pistilo y estambre
es la nueva semilla
que es semilla de nuevas semillas
de nuevas uniones.
              Sujeto y objeto.
                          Dar y recibir.
 
Fuerza centrípeta y centrífuga.
Y el objeto en su órbita alrededor del sujeto.
El universo es dual
y todo ser es dos.
Pero,
mientras los demás no sean vos no sos.
 
Las estrellas son frotación, acto sexual, orgasmo.
Por eso son tan calientes.
Orgasmo de Antares en el Escorpión,
Betelgeuse en Orión, Aldebarán...
La atmósfera se hincha desmesuradamente y adquiere color rojo.
Todo es movimiento, movimiento sexual. Frotamiento, coito.
La Trinidad es movimiento, Acto Puro.
O puro acto sexual.
 
Antes jugaba con muñecas, oía cuentos de hadas,
dependía de papá y mamá. Esa fue la religión.
Ahora siente que se basta sola,
quiere ser independiente.
Lo prioritario: que la niña se desarrolle.
Lo prioritario es la Revolución. Todavía
sólo hay seres humanos, no la Humanidad.
              Lo del P. Cortés en el hotel de Chile.
Algunas células sexuales maduran antes,
sienten antes la necesidad de la unión.
El ermitaño es también revolucionario.
                 Era en 1971. Después del golpe murió en combate.
 
        Y las ballenas y delfines océanos enteros.
              ‘Conocí un amor como la flor de la pitahaya
               que es flor de una sola noche’
 
¿Dónde oí esa canción? Ni recuerdo si era una canción.
El placer que fue tan intenso y fue tan fugaz, y fue.
Pobrecitos nosotros, tras lo fugaz intenso.
La parte lisa de la mujer bajo el ceñido pantalón azul.
Del nacimiento de la primera vida al invento del sexo
habrían dos mil millones de años. ¿Por qué tanto?
Hasta el invento del sexo de las primeras plantas.
La flor de la pitahaya es de una sola noche. No sé
si era una canción o lo saqué de un libro científico.
Ya desde antes la abnegada célula de alga verde, asexuada:
que se estrangula ella misma y divide en dos hijas
y deja de ser ella. ¿Por qué?
Tantas cosas uno quiso
pero la voluntad no ha querido otra cosa
que la totalidad.
 
Tras la Era de la Radiación fue la de la Materia
y con ella las galaxias, las estrellas y la vida.
Habrá otra, la de la vida más allá de la materia.
Y como una evolución de la misma evolución.
“A punto de experimentar ya
la lenta separación de la vida y la materia”
         Un nuevo desarrollo cósmico por así decir.
              El hombre no biológico del futuro.
 
De tarde sobre el lago vienen nubes tenues grises
que no son nubes
           son nubes de chayules
tan chiquitos que entran por el cedazo
y no nos dejan leer
          en muchas páginas de nuestros libros están pegados
          transparentes y verdecitos del tamaño de una letra
y a veces debemos apagar la luz. Al otro día
en la terraza son cerros de chayules muertos
que hay que barrer. Viven sólo 24 horas
y no comen ni una vez
         ni siquiera tienen aparato digestivo.
Dicen que vienen de rincones sombríos del Río San Juan
donde están las larvas a 2 metros de profundidad. A veces
amanece el lago, calmo, por Las Balsillas, cubierto
de una capa de chayules muertos, como l” de espesor
grandes pescados por todos lados saltan a comerlos
y el bote va dejando detrás como un canal...
         Son muy parecidos a los zancudos, pero no pican
                   -qué tal si picaran-
Querrás saber cómo viven sin comer, cómo crecen.
          No crecen: nacen ya como son.
Pero antes tuvieron una existencia diferente
en la que fueron unos gusanitos negros nadando en el agua
         y entonces sólo comieron.
Ahora toda su vida es boda, sólo boda.
¿Sabés qué son los chayules? Son sexo con alas.
          Pensamos que sólo sirven para jodernos
pero esos animalitos minúsculos de carne de aire
son como una alegoría de algo, allí en el aire:
De una existencia distinta que puede tener el hombre
          en otro elemento y con otras funciones
un poco como chayules transparentes, en cierta forma
         -sólo vuelo y amor.