Inicio
Bibliografía
Cuaderno de bitácora
Valoraciones
Programa
 
 
  1933
Nace en Puebla, pero su infancia transcurre en el ingenio de Potrero, Veracruz, donde vive su familia. “Como no cuento entre mis familiares ni próceres, ni varones ilustres, ni santos, ni excéntricos, he de resignarme […], señalando sólo que mis cuatro abuelos llegaron de Italia, los Pitol, los Deméneghi, los Buganza, los Sampieri y se instalaron en las tierras barrialosas de la Colonia Manuel González, cerca de Huatusco, Veracruz, donde se dedicaron a rememorar la patria perdida y a cultivar café”.

1945-49
Vive en Córdoba, Veracruz, donde cursa la segunda enseñanza. “En esa época era compañero en la escuela de Antonio Cuesta, hijo de Jorge Cuesta, que me permitió el acceso a la biblioteca que había sido de su padre. Allí leí a los Contemporáneos, a Alfonso Reyes, a Cocteau, a O’Neill, cuyo Mourning becomes Electra me produjo una especie de choque síquico y trance estético sólo comparable al que años después […] me produjo un domingo en Tehuacán la lectura en México en la Cultura de ‘La casa de Asterión’, de Borges”.

1950
Matricula la carrera de Derecho en la Universidad Nacional Autónoma de México. “Mis cinco años de estudios en la Facultad de Jurisprudencia de hecho se reducen al curso de teoría general del Estado que impartía don Manuel Pedroso. Nadie como él fue tan decisivo en mi formación intelectual”.

1953
Emprende su primer viaje al extranjero. Viaja a Venezuela tras una breve escala en Cuba. A Caracas llega con una carta de presentación de Alfonso Reyes para Mariano Picón Salas, que le abrió las puertas de los círculos literarios.

1955
“Terminado el período de leyes […] viví distintas peripecias: dirigí una revista literaria de jóvenes izquierdistas, Cauce, de la que aparecieron dos números. La idea surgió de un grupo de estudiantes de filosofía y letras. Acababa de aparecer la Revista Mexicana de Literatura que dirigían Carlos Fuentes y Emmanuel Carballo. Nos parecía un baluarte del artepurismo, una embestida de la torre de marfil contra los principios del arte positivo que nosotros exigíamos”.

1958
Juan José Arreola incluye en los Cuadernos del Unicornio el breve texto de catorce páginas con que Pitol inicia su carrera literaria: Victorio Ferri cuenta un cuento. En la primera reseña que se le dedica, Salvador Reyes Nevares opina que “El cuento de Pitol tiene mucho de arreolesco: cuidar la prosa, crear una atmósfera de incertidumbre, atinar con frases certeras y dejar indecisos los contornos de la narración. Dentro de su estilo es una pieza bien lograda”. A instancias de Carlos Monsiváis y José Emilio Pacheco colabora en la revista Estaciones, dirigida por Elías Nandino. Allí aparecen dos de sus cuentos. Con otro, “Amelia Otero”, gana el primer premio de la revista Aventura y Misterio.

1959
La editorial de la revista Estaciones publica su primer libro. “En una edición limitada a doscientos ejemplares apareció Tiempo cercado […], que fue recibido por crítica, público y amigos con una indiferencia sepulcral”.

1961
Viaja por primera vez a Europa.

1962
Viaja a Pekín, donde se establece durante un año como traductor de la revista China Ilustrada.

1963
Aprovechando una beca, se radica en Varsovia, donde permanecerá hasta 1966. Inicia su ya legendaria relación con la cultura polaca y las literaturas eslavas en general, de las que traducirá varios clásicos, y las cuales servirán de referente a su propia obra.

1966
De vuelta a México, dirige la editorial de la Universidad Veracruzana.

1969
Se instala en Barcelona, donde participa en el nacimiento de editoriales como Anagrama y Tusquets.

1972
Vuelve a Varsovia como agregado cultural. Aparece su primera novela, El tañido de una flauta, con la cual obtiene, al año siguiente, el Premio Rodolfo Goes que entrega el Instituto Nacional de Bellas Artes.

1977
Después de cumplir labores diplomáticas en Budapest, es trasladado a Moscú. Disfruta la vida cultural de la ciudad. Conoce y visita a Víctor Sklovski, y recupera el deseo y la fascinación de la escritura después de un largo período de esterilidad.

1980
Envía el cuento “Asimetría” al concurso de la revista La Palabra y el Hombre, y gana el premio (en desagravio por el enojo que algunos jóvenes sienten con el galardón concedido a este “veterano”, José Emilio Pacheco escribe el poema “Imitación de Tu Fu para Sergio Pitol”). “Asimetría” integrará el volumen Nocturno de Bujara, el cual será reconocido –tras su publicación al año siguiente- con el Premio Xavier Villaurrutia. Este último año las revistas Texto Crítico y La Semana de Bellas Artes le dedican sendos homenajes.

1985
La novela El desfile del amor –publicada el año anterior- recibe el Premio Herralde. Ese reconocimiento estimula el que se producirá en su propio país.

1988
Regresa a México después de varios años como diplomático en Praga.

1993
Varias instituciones le rinden homenaje al cumplir sesenta años. Le es otorgado el Premio Nacional de Literatura, entregado en febrero de 1994; “lo recibí con un poco de retraso porque las circunstancias del momento eran especialmente anómalas”, tras el levantamiento zapatista en Chiapas. “La ceremonia fue muy tensa, la gravedad de la situación creaba un nerviosismo exacerbado […]. Las circunstancias creadas en torno al Premio Nacional me condujeron de modo sinuoso a mi siguiente libro, El arte de la fuga”, el cual apareció en 1996, y por el cual recibió el Premio Mazatlán.

1999
Como reconocimiento a su obra, le es conferido el Premio de Literatura Latinoamericana y del Caribe Juan Rulfo.

2005
Gana el Premio Cervantes de Literatura, el cual le es entregado el 23 de abril del año siguiente.